Envían a la cárcel al hombre que se entregó por crimen de pareja de Ambientalistas

Una juez de control de garantías de Santa Marta ordenó enviar a la cárcel a Giovanni Abelardo Ortiz Calderón, el hombre que se entregó a las autoridades en la noche del pasado miércoles en el marco de la investigación que se adelanta por el crimen de la pareja de ambientalistas, Nathalia Jiménez y Rodrigo Monsalve.

En el desarrollo de la diligencia judicial, que se adelantó bajo estrictas medidas de seguridad y reserva, el procesado se declaró inocente de los delitos de homicidio agravado, secuestro, porte ilegal de armas y hurto imputados por la Fiscalía General.

Las autoridades señalaron que Ortiz Calderón se entregó a las autoridades debido a la presión que se estaba ejerciendo en la zona tras conocerse el crimen de la pareja de recién casados.

La Fiscalía ha preferido no dar detalles de lo dicho en la diligencia judicial puesto que se hicieron menciones y presentaron hipótesis que, de revelarse ahora, podrían afectar el desarrollo de la investigación.

Igualmente, los familiares de las dos víctimas han pedido que se mantengan varios detalles en reserva hasta que no se logren medidas de fondo frente a todas personas que habrían tenido una participación en estos hechos.

En la mañana de este jueves, las autoridades reportaron la captura de tres personas –Andrés Felipe García Socarrás, alias ‘Pipe Bareta; Luis Rodríguez Tovar, ‘Luchito’; y Jaider Lázaro Jaramillo- quienes habrían tenido participación en este asesinato.

En la vivienda de uno de los detenidos, ubicada en el corregimiento de Guacharaca, se encontraron elementos personales de los dos ambientalistas, entre ellos cámaras fotográficos, cosméticos y ropa.

Estas tres personas tendrán que responder por el secuestro, actos de tortura y posterior asesinato de la pareja, la cual fue amarrada a un árbol y atacada con arma de fuego a corta distancia.

En el marco de los operativos se encontró la camioneta en la que se movilizaban. El vehículo, según información preliminar, presentaba algunas modificaciones puesto que la placa se había cambiado por una matrícula venezolana.

Las autoridades señalaron que el vehículo iba a ser vendido en siete millones de pesos en la frontera con Venezuela.

La Fiscalía General sostiene que uno de las hipótesis que más ha cogido fuerza en las últimas horas es que el crimen se cometió para hurtarles el vehículo.

La línea de investigación parte de la conversación que sostuvo Rodrigo Monsalve con uno de sus familiares y en la cual se menciona un asalto.