En acacias Meta. ¿quién responde por el descalabro del partido conservador.?

Por  José Gilberto Díaz Pardo

Acacías Meta una ciudad de tradición conservadora, no solo de color, sino lo más importante de principios, como los enmarcados, enseñados, señalados y practicados  por nuestros antecesores, quienes con lujo de detalles  enseñaron y preservaron todas estas muy buenas enseñanzas, con el único  fin de que  se  respetaran y se les rindiera honores al partido, precisamente practicando o mejor haciendo uso de todas esas  sanas cualidades, principio de una muy buena urbanidad, como son los preceptos  e ideales del partido.

Como una simple torre de babel, se construyó un perverso proyecto político, que más que proyecto, no fue otro que un sucio  remedo, tramado por sujetos ajenos totalmente a los principios filosóficos del Glorioso Partido Conservador,  el mismo que  condujo por mas de casi 9 décadas a la tierra por Dios bendecida como lo es nuestra Acacias, por los senderos del progreso, de la producción, de la educación del respeto por el ser humano, y por todos los valores, que  hasta  esta  fecha estamos a un par de  meses de estar celebrando nuestro centenario como un muy buen balance.

Tristemente con un partido Conservador hecho añicos, sin identidad, plagado de corrupción, con candidatos prestados, perdiendo los  escaños en el honorable concejo municipal para la próxima legislatura, solo se conserva una curul que al igual es prestada, puesto que son los seguidos del Mira, quienes votaron por su candidata, así que de conservatismo nada que ver.

Ahora Gilberdaiz, pregunta ¿en donde se pueden hallar los comerciantes que rifaron, vendieron, entregaron como Judas al partido Conservador Colombiano en la ciudad de Acacias, al mejor postor?  para que le respondan así sea a la historia del municipio y si hay un poco de carácter o vergüenza, renuncien públicamente al menos a decir  o figurar como militantes  del partido conservador y dejen el vulgar mercadeo con una ideología una filosofía unos principios de familia, que a la vez son columna vertebral de la sociedad, valores innegables  del partido conservador.