CHASCARRILLO CON GILBERT DAIZ.

Oteando desde el sitio indicado, es decir, en este caso desde el interior del honorable Concejo Municipal, SI el mismo que está tan de moda por estos días, con lo de los debates de control político a los funcionarios de la administración municipal.

Se encuentran unos detalles que desdicen mucho del conocimiento del tema de que es un control político, de unos pocos corporados, que por razones obvias, reservamos sus nombres, solo participan movidos por la necesidad de poder intervenir sea, como sea.

Un ejemplo  de los muchos que aquí se puedan tomar, cuestionar  por cuenta de un honorable concejal lo de los cuadrantes del tránsito y transporte de la ciudad de Acacías.

Tal como lo explicó el señor director del Instituto solo cuenta con ocho guardas para cumplir tal función, es decir regular y controlar el tránsito de vehículos en todo el municipio. ¿Con qué número de efectivos se podría estar dividiendo esto en cuadrantes? Ahora el honorable debería saber que los cuadrantes solo se usan es en la Policía Nacional, como sistema de vigilancia.

Otro lee un supuesto contrato realizado con ocasión de un festejo para los funcionarios del tránsito tema que viene a lugar, pero dejó en claro que no conocía valores o número de participantes en ese evento; dio la impresión que le estaba haciendo un favor a un tercero que solo le interesa la contratación.

En el seno de la corporación hay unos baluartes de la democracia, a pesar de ser recién electos están con el conocimiento a flor de piel y manejan muy bien, aquello que se ha denominado garrote y zanahoria, es decir dan a conocer temas o actividades positivas realizadas por los funcionarios y al mismo tiempo preguntan por temas que van en contravía de lo anterior, pero siempre lo hacen con el debido respeto.

Deplorable, el concepto de un honorable que reconoció que la ilustración del señor Director del Instituto de Tránsito era la mejor  de lo que él había podido apreciar en los señores (as)  funcionarios de la administración municipal  que habían tenido la necesidad de exponer ante los honorables concejales, en mi modesto concepto juntos pero no revueltos.

Buenas tardes.