Las cosas de mi tierra Acacireña.

El nobel de literatura Gabriel García Márquez, encontraría una temática igual o mejor que la utilizada en su realismo mágico, contado con lujo de detalles en cien años de soledad; si pudiera darse una pasadita por la tierra por Dios bendecida como lo es Acacias una ciudad ubicada muy lejos de  macondo, pero que al igual que  en su obra maestra, esta  tiene argumentos para escribir, tal vez…. Acacias en su Centenario…para otro nobel de ser posible o viable.

Una aldea, por cierto con tintes de paraíso, no utilizando la frase como de cajón, como se dice coloquialmente, es que es cierto, con buenos recursos naturales, con mujeres lindas, hombres trabajadores?, sitios de recreo, petroleras, casa de todo foráneo ya sea de otros departamentos y otros Países como Venezuela, entre otros.

Sede por naturaleza del mejor folclor, del mejor manduqueo, tierra de reinas, con un alcalde, como es natural, 15 honorables concejales, una diputada por ahora, la remplazará un señor que se ganó la curul por una determinación del estatuto de la oposición, entre otras varias consideraciones.

A hoy tres de Diciembre no contamos con Alcalde, pues el titular fue suspendido por dictar un decreto, donde se ordenaba que toda la mano de obra de la Industria Petrolera fuera para los Acacireños, y residentes de este municipio, no valió reposición, tutela, tu tía y demás.

Lo reemplaza un funcionario de la Gobernación del Meta, que es como el encargado por parte de la Gobernadora de reemplazar a todo Burgomaestre que caiga en la desgracia infinita de ser sancionado por la Procuraduría.

Bonachón, pero su gestión se limita a lo elemental, y ya.

No hay una simple luz de navidad en los sitios de reunión de los Acacireños; parques, entre otros lugares.

Luz del Llano, Gilberdaiz cree, que viajó en el vuelo infinito de las mariposas amarillas, porque tanto como las lindas reproducciones en orugas, Luz del Llano también desapareció.

Una ciudad sumida en un letargo, esperando pacientemente que transcurran los días, para que la macondiana Acacias, estando mas cerca de su centenario, vislumbre un mejor hoy y por ende un mejor mañana.