Es grave la situación de los Agricultores, dice el dirigente Eudoro Álvarez

Notillano.

La situación de los agricultores en el Meta y Colombia es tan grave,  que vamos para un despeñadero, dijo Eudoro Álvarez Cohecha.

Señaló al Noticiero del Llano que las importaciones han casi acabado o desaparecido totalmente  cultivos como el algodón, el sorgo, la arveja, el garbanzo, el trigo, la cebada, el ajonjolí y amenazan el arroz, el maíz, la soya, el fríjol, la producción de cerdo, leche, caña de azúcar y panela, estas dos últimas víctimas de las importaciones de etanol y edulcorantes que crecen exponencialmente y  tienen en jaque la cadena del dulce en la producción colombiana.

A estas importaciones masivas, corresponden disminuciones paralelas de áreas de cultivo; a las menores extensiones cultivadas tocan menos empleos directos e indirectos que generan la actividad agropecuaria y dentro de estos empleos que se pierden están los de los Ingenieros agrónomos y demás profesiones que se desempeñan alrededor de los sistemas productivos rurales. Se calcula que más de 2000 Ingenieros agrónomos perdieron su oportunidades de trabajo a raíz de esta política de librecambio implementada desde 1990; es decir cerca del 6% del potencial para el ejercicio profesional quedó afectado por dicha política. Ante tanto fracaso, cabe reclamar una evaluación seria de tal orientación estatal.

Manifestó Eudoro Álvarez  que en el caso de la denominada economía campesina y familiar, que ocupa el 60% del área cultivada en Colombia, cuya atención técnica se presta a través de las UMATAS o instituciones similares en los más de 1100 municipios colombianos, es tal el nivel de des financiación de este servicio, que ha sobrevenido en contrataciones precarias salarialmente y preñadas de prácticas clientelistas en buena parte de donde subsiste este servicio al campesinado colombiano; contratos a cuatro y cinco meses, que desmotivan y envilecen las condiciones de vida de los colegas así empleados y deterioran la calidad del servicio a los usuarios campesinos.