Capturados dos delincuentes que exigían 50 millones de pesos por liberación de un artesano y su empleado.

 

La víctima de 34 años de edad, de ocupación artesano y residente en Fusagasugá – Cundinamarca, fue contactado a través de Messenger por una persona que se identificó con el nombre de Diego, y quien le ofreció buen dinero para que le construyera un kiosco, una pesebrera, un estadero, varias mesas y un techo, en una finca ubicada en el municipio de San Carlos De Guaroa Meta. Ante esta buena oferta de trabajo, en medio de la actual situación, el ciudadano viajó en compañía de un amigo para ejecutar el trabajo, pero al llegar al lugar acordado empezó la odisea.

“Se trató de un caso de extorsión en la modalidad de falsa contratación de servicios, el cual fue resuelto de manera positiva por el Gaula Policía”.

El pasado lunes 19 de abril, las víctimas emprendieron el viaje desde las 3:30 a.m. en un automóvil marca Mitsubishi Lancer, de color azul y de placas CPS-425, llegando al municipio de San Carlos de Guaroa a las 8:20 a.m, en donde al parecer por celular, les indicaron que siguiera la vía hacia la vereda Camoa y saliendo del casco urbano, fueron interceptados por una motocicleta color azul abordada por un sujeto que se les identificó como Martín y empleado de la finca donde los esperaba don Diego.

Llegaron a un lugar, en donde el supuesto señor Diego los esperaba y de una vez les dijo que él era uno de los comandantes del frente 16 de las Farc que delinque en el Guaviare y que no estaban allí por trabajo, si no para que apoyaran la causa con una suma de dinero la cual les iba a ser exigida por otro comandante de la Guerrilla por teléfono, en ese momento fueron contactados por un sujeto que se identificó como el comandante Camilo y les exigió 50 millones de pesos.

Las víctimas indicaron que no contaban con esa suma de dinero, sin embargo, los delincuentes les robaron el vehículo en el que viajaban y sus celulares, luego los abandonaron sobre una vía. Al estar incomunicados; los sujetos empezaron a llamar a los familiares para exigir el dinero por su rescate.

Con base en la denuncia de las víctimas, el Gaula de la Policía Colombia a través de sus grupos en Cundinamarca y Meta, se puso al frente de las labores investigativas y de inteligencia, contando con apoyo del Ejército Nacional y de una unidad especializada de la #Fiscalía General. Como primera evidencia, se estableció que, la persona que se hace pasar como el comandante Camilo, es un recluso que hace llamadas extorsivas desde un establecimiento carcelario.

Seguidamente, se coordinó un plan candado sobre las vías de acceso al sector donde podían estar los dos empleados secuestrados, un grupo ingresó por Pompeya y otro por Chichimene, interceptando el vehículo Mitsubishi cuando salía de San Carlos de Guaroa, en cuyo interior viajaban dos hombres identificados como Francisco Javier Sánchez Olaya, de 23 años y José Oliverio Bermúdez Bejarano, de 39 años, ambos residentes en la ciudad de #Bogotá, quienes fueron sindicados de cometer el acto delictivo. De inmediato, varios uniformados salieron en busca de los dos ciudadanos secuestrados, encontrándolos abandonados sobre una vía terciaria; siendo rescatados sanos y salvos.

Los delincuentes, fueron judicializados por los delitos de extorsión, hurto y porte ilegal de armas, debido a que, en el registro personal realizado a uno de estos, se halló un arma de fuego hechiza.

El GAULA de la Policía, hace un llamado a los ciudadanos a no caer en este tipo de casos y verificar siempre con quién van a adquirir algún tipo de trabajo, pues estas son artimañas que usan los delincuentes para quitarle el dinero a los incautos.