Alianza entre Cormacarena y Ecopetrol permitió la conservación de fuentes hídricas y ecosistemas en el Meta

Gracias a un convenio interadministrativo, Cormacarena y Ecopetrol desarrollaron en los últimos 8 años proyectos estratégicos en la Orinoquía para la conservación de ecosistemas y fuentes hídricas que permiten mitigar el impacto del cambio climático.

El convenio, en el que se invirtieron $38 mil millones, también contempló acuerdos de conservación con familias campesinas y determinar las prácticas ambientales de algunos sectores, entre otras acciones.

Se seleccionaron y caracterizaron 25 paisajes ubicados en los núcleos eco sistémicos Alto Manacacías, Piedemonte Norte y Piedemonte Occidente, donde se realizarán proyectos de uso sostenible que permitan conectar ecosistemas que redundará en el bienestar de los habitantes de esos territorios.

Se realizaron 160 acuerdos de conservación de ecosistemas con  familias priorizadas de los municipios de Cubarral, El Calvario, Villavicencio, El Castillo y Acacías, a través de los cuales se busca mitigar el cambio climático y compensar la huella de carbono.

A su vez se logró la identificación y caracterización biótica y abiótica de los 550 humedales existentes en los municipios de Acacías, Guamal, Villavicencio, Restrepo y Cumaral, así como la evaluación de los ríos Guayuriba, Ocoa, Acacías y Orotoy, lo que permitirá la toma de decisiones fundamentadas en el territorio.

Se identificaron y caracterizaron 212 pozos, 166 aljibes y 3 manantiales en el Meta para obtener una caracterización física y química del recurso hídrico subterráneo que le permitirá a la Autoridad Ambiental conocer el comportamiento en cantidad y calidad y poner en marcha la red de monitoreo nacional y regional.

Se establecieron 235 bancos endoenergéticos (especies forestales de alto poder calorífico) y se entregó el mismo número de estufas eco eficientes a familias en situación de marginalidad de los municipios de Mapiripán, Puerto Rico y Puerto Concordia.

Se elaboró el Plan Regional de Cambio Climático para la Orinoquia, que se convierte en el primer documento a nivel nacional que consolida y prioriza estrategias a nivel regional, acciones de mitigación y adaptación al cambio climático. De esa forma se facilita la consecución de fuentes de financiación para nueve municipios priorizados en los departamentos de Meta, Casanare, Vichada y Arauca.

A su vez, Cormacarena cuantificó y caracterizó el estado legal, las prácticas, los impactos ambientales y las medidas de manejo que deben implementarse al interior de compañías del sector minero, estaciones de servicio y de transporte de hidrocarburos, ubicadas en el departamento del Meta. Esta información permitirá que empresas y comunidad puedan identificar el estado de legalidad ambiental en que se encuentran.

También se formularon los planes de uso público en estos ecosistemas estratégicos: Lomalinda en el municipio de Puerto Lleras; rio Humadea en Castilla La Nueva; la Laguna de San Vicente en Puerto Rico y la Laguna La Venturosa en Puerto López.

Los planes de los ecosistemas mencionados, contienen diseños de senderos, los programas de información y comunicación, de interpretación y educación ambiental y de seguridad, seguimiento y monitoreo, así como las medidas para el manejo del sendero, diseños paisajísticos, entre otros.

De otra parte, se formuló el modelo hidrogeológico conceptual de aguas subterráneas en el departamento del Meta y el diseño para la implementación de la red de monitoreo de aguas  subterráneas en los municipios de Villavicencio y Puerto López.

Gracias a esta alianza, se logró potencializar el impacto positivo en lo ambiental, económico y social para el departamento del Meta.