La intención de la administración es coordinar el funcionamiento de las Unidades de Cuidados Intensivos.

La alcaldesa Claudia López decretó este domingo 14 de junio la alerta naranja en todo el sistema hospitalario de Bogotá, lo que quiere decir que la Secretaría de Salud asumirá la rectoría de todas las Unidades de Cuidados Intensivos de las entidades privadas y públicas, para asignarlas a los pacientes que las necesiten.

López explicó que durante la anterior semana, la capital del país superó el 50 % de la capacidad en las Unidades de Cuidados Intensivos de su red hospitalaria. Adicionalmente detalló que tras reunirse con el ministro de Salud Fernando Ruiz, se estableció que los ventiladores artificiales para ampliar las UCIS del país empezarán a llegar desde el próximo 23 de junio con el recibimiento de 145 unidades y de ahí en adelante cada 15 días se recibirán más de estos elementos.

Por otro lado, la alcaldesa recalcó que Bogotá necesita por lo menos 120 UCIS adicionales para garantizar un buen cubrimiento ante la emergencia por el coronavirus.

Con respecto a cómo será la asignación de las Unidades de Cuidados Intensivos, el secretario de salud, Alejando Gómez, explicó que serán los médicos de cada uno de los hospitales o clínicas los que según su criterio determinaran si un paciente necesita o no la asistencia con respirado artificial.

Le puede interesar: Desacuerdo entre el INS y la Onic por número de contagios por Covid-19 en comunidades indígenas

Gómez indicó que desde el martes, el Centro Regulador de Urgencias y Emergencias – CRUE  regulará la asignación de las UCIS y además la EPS respectiva de cada paciente tendrá que responder por el paso del servicio.